Nos hemos decidido a escribir el presente artículo con motivo de la preocupación que ha suscitado en muchos de nuestros clientes la adopción de diversas medidas de contención del COVID-19, pues estas medidas están afectando a la actividad cotidiana de los menores (cierre de centros educativos y polideportivos, cancelación de actividades extraescolares, etc.), generando dudas en cuanto al modo de cumplimiento de los regímenes de visitas.

¿Quién cuida a los niños si ambos progenitores tienen que acudir a su puesto de trabajo?, ¿qué pasa si uno de los progenitores se niega a cumplir con el régimen de visitas establecido al tener el otro síntomas compatibles con la enfermedad del COVID-19?, ¿Si hay un intercambio de guarda durante el estado de alarma debe realizarse o paralizarse?.

Nos encontramos ante una situación excepcional frente a la que no existe ninguna regulación legal ni protocolo que indique a los progenitores ni operadores jurídicos cómo actuar, quedando muchas de las preguntas sin una respuesta clara amparada por nuestra legislación, debiendo acudir a la lógica y al sentido común para dar soluciones en base a las que los incumplimientos de los regímenes de visitas sean los menos.

Así, de forma genérica, podemos recomendaros que:

  1. Los regímenes de visitas han de seguir cumpliéndose llevándose a cabo los cambios que se requieran atendiendo al Coronavirus.
  1. Los progenitores han de confiar en la diligencia y responsabilidad del otro progenitor, presumiendo que cada uno de ellos adecuará el ejercicio de la patria potestad a las normas y recomendaciones emitidas por las Autoridades Sanitarias velando por la salud del menor y su bienestar.
  1. El diálogo es la mejor herramienta para solucionar cualquier discrepancia que pueda surgir entre los progenitores, debiendo acudir al consejo de los profesionales en el caso de no ser capaces de llegar a un acuerdoentre vosotros, con el fin de encontrar la solución más beneficiosa para su/s hijo/s.

Nuestros hijos deben permanecer en casa, si bien ello no impide que se pueda hacer un cambio de guarda evitando -en la medida de lo posible- los transportes públicos, pues el menor puede estar en su casa encerrado con mama o papa.

Si en vuestro caso los cambios de guarda son muy a menudo, os recomendamos que a través de un mail, acordéis periodos más largos con cada uno de los progenitores, para tratar de evitar tantos cambios y en definitiva salir tantas veces a la calle, de forma que si en 15 días están 5 días alternos con uno y 10 con el otro, los agrupemos para evitar intercambios.

Desde Queralt Abogados ponemos a vuestra disposición nuestra experiencia para ayudaros a resolver todas vuestras dudas, primando siempre el diálogo y el beneficio de los menores.

Nuestro despacho sigue abierto gracias a las nuevas tecnologías, por lo que estaremos encantadas de atenderles tanto por vía telemática como telefónica.

Todo va a salir bien!