Son muchas las consultas que recibimos relativas a los problemas que surgen en el día a día de muchos progenitores custodios que no tienen contacto con el otro progenitor y que a pesar de ello mantienen el ejercicio conjunto de la potestad parental de sus hijos.

El ejercicio de la potestad parental exige poder tomar decisiones con cierta inmediatez, y en ocasiones resulta que no se sabe ni cómo contactar con el progenitor ausente para que este pueda firmar una autorización de intervención quirúrgica, una renovación o expedición de pasaporte, una matrícula en un centro de estudios, …. generándose en ese momento un problema de difícil solución urgente.

Si el lugar de residencia del menor tiene unos juzgados no desbordados de trabajo y asuntos, el problema podrá solucionarse con cierta rapidez pidiendo auxilio al juez para que éste autorice un trámite urgente.

Si, por el contrario, nuestro lugar de residencia tiene unos juzgados -especializados o no en derecho de Familia- desbordados, nos encontraremos con que la solución jurídica nunca llega a tiempo.

La regla general es el ejercicio conjunto de la patria potestad previsto en el art. 236-8 Código Civil Catalán así como en el art. 156 del Código Civil. Aun así, es posible solicitar el ejercicio exclusivo de la patria potestad por parte de uno de los progenitores en aquellos casos de imposibilidad, ausencia o incapacidad del otro como se regula en el art. 236-10 CCCat, o incluso se puede solicitar la privación de la patria potestad de uno de los progenitores, prevista en el art. 236-6 CCCat así como en el art. 170 del CC, cuando concurran graves y reiterados incumplimientos prolongados en el tiempo de los deberes que abarca la patria potestad y que son el velar por los hijos, alimentarlos, educarlos, procurarles un formación integral, tenerlos en su compañía, representarlos y administrar sus bienes.

La clave está en la diferencia que existe entre la titularidad de la patria potestad y su ejercicio y por ello es recomendable que aunque no podáis en un momento determinado acreditar los graves incumplimientos que se requieren para poder obtener una sentencia que prive al otro progenitor de la patria potestad, al menos presentéis demanda en la que expongáis al Juzgador que no hay contacto fluido con el progenitor no custodio y que por ello solicitáis el ejercicio individual, en exclusiva, de la potestad parental respecto de vuestros hijos, para que éstos no sufran en ningún momento las consecuencias de una falta de firma o autorización, y ello teniendo en cuenta que dicha medida no significará la perdida de ningún derecho económico, pues se puede obtener un ejercicio individual de la potestad parental y continuar recibiendo o reclamando la pensión de alimentos en su día establecida a vuestro favor.