El Tribunal Supremo, tiene declarado en numerosas sentencias cual es el mínimo vital que debe sufragar un progenitor con dificultades económicas, concepto de mínimo vital que también han contemplado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, y las Audiencias Provinciales.

El criterio adoptado por los Tribunales, es fijar una cantidad mínima en concepto de prestación alimenticia a favor de los hijos menores, que suele oscilar entre los 120 y 180 euros, a pesar de que el progenitor no tenga ingresos, y ello salvo enfermedad, falta de capacidad o falta de aptitud para acceder al mercado de trabajo, con el que se presume que se pueden cubrir las necesidades vitales de los menores.

Dicho lo anterior, podemos concluir que, la regla general será fijar, en los supuestos en los que el progenitor tenga dificultades económicas para el pago de la pensión de alimentos, un mínimo vital a pagar de 120-180 euros por cada hijo menor.

Excepcionalmente, y con carácter restrictivo y temporal, el Juzgador podrá acordar la suspensión de la obligación de prestar alimentos, restableciéndose a la mínima presunción de ingresos del progenitor obligado al pago y debiendo fijarse como mínimo su contribución en las cantidades referidas.